07 diciembre 2010

No es posible hacer borrón y cuenta nueva cada año

No es posible, porque cada año que pasa es un año más. Y cada año no es idénticamente igual al anterior, aunque por fuera el mundo siga siendo el mismo, realmente cada uno de nosotros vemos nuestra personalidad filtrada a través del velo de nuevas experiencias, nuevas amistades, nuevos conocimientos, nuevas reflexiones, nuevas músicas, nuevos lugares, nuevos retos, nuevos situaciones, nuevas decepciones, nuevos problemas, nuevas desilusiones...

Pero en cierta manera sí que es posible inventarnos una nueva manera de vivir, puesto que el mundo cambia, nosotros cambiamos, nos hacemos viejos y es necesario reajustar todos esos pensamientos con los que convivimos cada día, esas creencias tan justificadísimas que en realidad no son más que sentimientos racionalizados...

Vamos dejando atrás, nos vamos preguntando qué será de nuestro mañana. Aceptamos la madurez, aceptamos la responsabilidad, aceptamos que a partir de ahora habrá que pagar más de lo que se cobra, pero también aceptamos que tenemos más para pagar y que por tanto pagar más no es una carga excesiva, puesto que lo pagamos a quién nos importa. En esto me refiero sobre todo a mi familia ... Hasta ahora eran ellos los que me ayudaban y yo el que los necesitaba, y ahora casi es completamente al revés, pero yo no siento pesar en estar con ellos y ayudarles, porque también me siento más fuerte, más entero, menos vulnerable...

Pero aún así hay cabos sin atar en mi vida, las nornas siguen tejiendo incansables, y yo ya estoy casi seguro de que tengo este nudo a punto de ser deshecho y será el último nudo, pero no, será el penúltimo antes del último, puesto que nunca hay un último y el último de hoy es el penúltimo de mañana que no es más que un hoy tamizado a través del tiempo que teje los cambios y con esos hilos nos ata a un curso que no sabemos prefijado a nuestro nivel pero tal vez sí a un nivel superior...

Y no quiero que pase más tiempo sin dejar constancia de esas nuevas inquietudes que siguen arrancándome el cerebro a zarpazos, sangrante espejo de consciencia limitada, inconsciente consciente de tus límites, sigue escudriñando el cielo en el que un día se disolverá todo tal y como un día se creó a partir del polvo de las estrellas...

Etiquetas: