04 febrero 2008

¿Qué son las casualides?

Yo creo que es algo más profundo que una simple relación no evidente lo que provoca las casualidades.
Soy escéptico en el sentido de que dudo mucho que nunca podamos entender el universo o la realidad, sobre todo porque nuestra principal arma, la que más nos ha desarrollado intelectualmente, el lenguaje, es inadecuada para expresar y describir la realidad, por muchos motivos.
La música y el arte son más adecuados para expresar determinadas cosas. Hay veces que el ser humano ha estado muy cerca de describir la totalidad, y algunas veces también hay gente que ha estado cerca de sentir esa idea de paz y unión con todo, yo por ejemplo oyendo la séptima sinfonía de beethoven.
Y es que esos lenguajes no verbales consiguen abstraer la complejidad que el lenguaje verbal tendría que utilizar para describir el universo.

Una vez que se consigue esa visión más allá del lenguaje verbal y de la cotidianeidad y del yo, las paradojas entre discreto y continuo, pasado y presente, casualidad y causalidad, azar y destino, desaparecen, se desdibujan, y queda sólo una certeza que es como un gran mordisco de tiburón blanco en el estómago, pero que al volver de nuevo a la costumbre se recuerda sólo como un sueño.

3 Comments:

At 6:58 p. m., Blogger Julio said...

Siempre he sido de la opinión de que, por mucho afán investigador y por mucha tecnología de la que dispongamos, nunca conseguiremos entender lo que ocurre a nuestro alrededor.
Aparte de nuestra inteligencia, que nos sirve para modelizar situaciones muy concretas de la vida real basándonos en patrones y similitudes de regularidad, siempre hay un matiz de sensibilidad que ni las matemáticas ni ninguna ciencia exacta podrá explicar nunca.
Es quizás ese matiz de sensibilidad lo que hace que todo, absolutamente todo, se nos escape de las manos puesto que nuestra sensibilidad se reduce nada más que a cinco sentidos, quién sabe cuántos más harían falta en realidad para clarificarlo todo.
Quién sabe si lo que nosotros entendemos como discreto, es continuo en realidad, puesto que no percibimos los hilos que los unen, o si lo que nosotros llamamos azar es una mera estrategia del destino.
Lo cierto es que los lenguajes no verbales de la sensibilidad, sobre todo, son los que nos facilitan la ardua tarea de entender lo que, manifestado como casua(causa)lidad, sustenta en realidad cada una de nuestras certezas.

 
At 7:08 p. m., Blogger Joel Fleischman said...

;) Me ha encantado :)

 
At 2:48 p. m., Blogger BarakKhazad said...

... o como una pesadilla. Mira Kafka.

El caso es que, efectivamente, la música y en general el arte, no dejan de ser lenguajes también, con otras características, claro, diferentes a la del lenguaje verbal.

Pero hay muchas músicas diferentes (barroca, gregoriano, ska, pop-rock, techno) y muchos lenguajes diferentes, con sus lenguas e idiomas, y algunos demuestran ser más aptos para abstraer conceptos complejos, o sensaciones no cotidianas, que otros...

Y luego también está, por supuesto, la excelencia de uno, la capacidad de usar esa herramienta del lenguaje (verbal o musical, o pictórico) para lograr según qué cosas. Hay escritores que consiguen con su pluma lo que mucha música sólo puede introducir. Y hay músicos que plasmaron en los pentagramas globalidades más allá de cualquier palabra. Y luego, pues Goya es una cosa, y Kandinsky otra...

 

Publicar un comentario

<< Home