05 febrero 2008

Esa persona especial

Mucha gente se pasa la vida, buscando, encontrando, probando y dependiendo de esa persona especial. Y esa dependencia causa desgraciadamente la infelicidad de gran cantidad de personas que sufren las consecuencias de un mundo limitado a la hora de encontrar y conocer a otras personas: limitaciones espaciales, sociales, culturales, físicas y temporales entre otras nos separan a unos de otros.

Yo siempre defenderé la visión de que esa persona especial no es otra que uno mismo. Mucha gente se olvida buscando a esa persona especial, de que la persona más especial para uno mismo no es otro que uno mismo. Por mucha necesidad que uno tenga de amar, siempre hay que recordar que debemos querernos a nosotros mismos y enriquecernos como personas, puesto que la dependencia de otros no provoca más que empobrecimiento de nuestra propia personalidad, lo cual va en detrimento propio ya que a mi parecer nos hace menos atractivos a los ojos de los demás. Me refiero a que vale más ser uno mismo que plegarse incondicionalmente a las exigencias de lo que creemos que es amor, cuando muchas veces no es más que simple necesidad de cariño consecuencia de una autoestima debilitada.

9 Comments:

At 10:38 p. m., Blogger hm said...

Yo siempre he pensado que no hay amores eternos, en todo caso puede que algunos sean más largos que la vida.

 
At 12:36 a. m., Blogger Joel Fleischman said...

MMmmm oye muy interesante eso... Tienes razón, en física se hacen simplificaciones como "conductor perfecto" o "conductor plano infinito" cuando se sabe que no es infinito, pero se desprecia el error que se comete al hacer esa aproximación, y con la simplificación el problema es mucho más fácil de resolver.
Lo mismo pasa con el amor, no es eterno, pero puede llegar a durar mucho más que una simple vida humana. En realidad, somos lo más frágil que existe.

 
At 12:06 a. m., Anonymous MM de planetamurciano.tk said...

Pos yo lo creo, ya sabe usted, es ke se debe ser fiel a los sueños y a uno mismo, aunke muchas veces sea una grandísima putada, pero mucho peor es traicionarse, así ke...

 
At 11:10 a. m., Blogger Joel Fleischman said...

Jejej usted me ha demostrado que sí que es difícil ser fiel a uno mismo. Pero ser fiel a uno mismo ya implica que uno tiene una gran personalidad :) ;) Eso es lo que mola :)

 
At 5:33 p. m., Blogger Julio said...

No creo en los príncipes y menos en las princesas azules.
No creo en el hable ahora o calle para siempre.
No creo en la necesidad de otra persona para completarme.
No creo en la media naranja, sencillamente porque yo ya soy una naranja entera.
Sin embargo, sí creo en que dos naranjas pueden hacer un zumo mucho más jugoso.

 
At 10:10 a. m., Anonymous Casiná said...

Yo creo que lo del enamoramiento es una alucinación, un estado de enajenación mental afortunadamente transitorio, que nos aleja de al realidad y nos situa en un mundo de ensoñaciones, que en cierto modo nos hace feliz.

El sentimiento si que creo que es perdurable, y está al margen de las contingencias de la vida, las supera.

Lo cierto y verdad es que es más sostenible cuando uno es conscciente de su individuallidad, de su autosuficiencia emocional, que no afectiva, y lo compagina o comparte con el objeto de nuestro sentimiento amatorio.

Por descontado que no es tan frio como parece que lo estoy expresando, es lo que tiene todo lo que se impregna de snetimiento, que a veces te explota en la cara porque no es tan controlable ni predecible como uno se pensaba.

Lo de naranja entera lo dice todo, muy bien.

 
At 5:45 p. m., Anonymous El Escriba said...

Muchas veces me he preguntado qué ocurre en nuestras neuronas cuando nos enamoramos, y por qué esa persona y no otra, ya que cuando lo piensas fríamente la ves imperfecta. Será la química

Me alegro mucho de que tu padre mejore, ya que he tenido la suerte de conocerlo y sé que va a tirar para adelante. Ánimo a todos

 
At 2:42 p. m., Blogger BarakKhazad said...

mmmh, bueno, la tópica idea de "la media naranja" en realidad hace más daño que muchas ideas evidentemente apocalípticas, porque está socialmente aceptada, y los daños que provoca son personales y suelen pasar desapercibidos a nivel global...

pero vamos, yo lo que tengo no es una, sino unas cuantas (pocas) medias naranjas que casi encajan a la perfección conmigo, son mis Amig@s, con mayúscula. Y luego, efectivamente, pues estoy yo. Que no siempre encajo del todo conmigo mismo, pero frecuentemente soy el que menos roces me provoca, jejeje

 
At 11:57 a. m., Blogger salva said...

Tienes razón en lo que expones, la búsqueda de "esa persona especial" no es más que una parcela de una tendencia connatural al ser humano como es buscar la aprobación de los demás, sobre todo de las personas que nos importan a las que, a veces, de una manera inconsciente incluso imitamos, pero dicha búsqueda, dicho "mimetismo" emocional entraña un grave peligro que señalas acertadamente en el post y es el perderse en uno mismo, el no saber quién se es realmente.

No deja de ser contradictorio porque la BÚSQUEDA de ese alguien especial como "ley motive" de nuestra vida implica una PÉRDIDA de nuestra propia identidad.


UFFF! perdona por el rollo, pero cuando un post me transmite o me dice algo no puedo evitar divagar, bucear en mis emociones, tal vez me esté perdiendo XDD.

En mi caso simplemente me conformo con estar con alguien que me haga feliz, sin más, sin buscarlo, sin pretender amoldarlo o ceñirlo a una imagen ideal y por ende sin imitarlo o desear ser una réplica.

Nu sé..... me rallo.
Buen post!

 

Publicar un comentario

<< Home