25 abril 2007

No necesito



- tener el último móvil de Nokia o Ericson, llevar lo último en camisetas y cinturones, ponerme las zapatillas que lleva la gente guay ni conducir el coche más rápido, potente y ultramoderno
- tener la aprobación de nadie
- ser amado
- una realidad aparente, ni una realidad trascendente, ni una realidad metafísica, ni una realidad inventada ni una realidad sensorial ni espiritual
- una vida en el más allá
- consuelo y comprensión
- sentirme guapo, sentirme delgado, sentirme admirado, sentirme elogiado
- huir del dolor
- sentir bienestar y seguridad
- sentir placer y felicidad

Soy una partícula más en el Universo. Me despojo de mis ataduras y me fundo con Todo.

19 abril 2007

La hoguera

(SONIDO AMBIENTAL)

Hace un tiempo, paseaba sin rumbo fijo, cuando me encontré en mitad de un bosque. Estaba un poco cansado, el sol proyectaba sombras extrañas entre los árboles. Me paré y encendí un fuego para calentarme. Hipnotizado con sus luces, me recosté sobre el lecho de hierba y quedé dormido.



No sé cuánto tiempo dormí junto a aquella hoguera. Tampoco recuerdo los sueños maravillosos que tuve bajo sus auspicios. Cuando desperté, el fuego seguía ardiendo, y su luz me llegaba tamizada por una niebla húmeda que cegaba mis ojos. Debía marchar.



Pasaron meses. Un gran silencio cubrió aquel bosque. Mis pasos se alejaron de allí para siempre. Otros caminos salieron a mi encuentro. A veces me echaba a descansar a un lado y encendía otros fuegos. Sin embargo, nunca volví a sentir calor en el corazón.



Pasaron años. El bosque desapareció. Hielos perpetuos cubrieron aquella extensión de tierra. Tormentas heladas azotaron el suelo otrora fértil. Pero en el centro de aquel desierto, seguía ardiendo una hoguera perenne e incombustible.



17 abril 2007

Viaje a Londres

Bien. Ya he vuelto de Londres. Ha sido un viaje de 5 días en el que las sensaciones vividas equivalen a varios años enteros de la rutina diaria de una persona normal.

Esta mañana cuando me levantaba pensaba que aún estaba en Londres y que tenía ante mi otro día en la capital. Y es que esa ciudad tiene tanto gancho que, como las sirenas de Homero, es capaz de hacerte olvidar tu "vida real" o tu "sueño en la vigilia", con su canto de libertad, de diversión, de música, de gente, de dinero, de luz, de horarios rotos, de monumentos, de contrastes y de gentes inencajables inclasificables que aparecen un instante en la vida de alguien para no volver jamás, tan solo en el recuerdo incierto de las sombras del inconsciente.

Esto y más ha sido el viaje:





03 abril 2007

Cuando las mujeres se convierten en diosas

Hace dos días, un amigo mío tuvo la grandísima dicha de ser padre por primera vez. Tanto él como la madre y la pequeñita están muy bien, la madre recuperándose del esfuerzo y la chiquitina durmiendo como un angelito. Este post va dedicado a ellos.

Ayer mismo fui al hospital junto con otros amigos a felicitarlos personalmente. Casi daba miedo moverse o hablar demasiado alto por no molestar. Allí estaba la madre, cansada pero radiante, y el bebé en su cunita. Precisamente al ver esta estampa tan familiar reflexioné un poco sobre ese papel que las mujeres tienen asignado en nuestra especie. Por supuesto que hombres y mujeres deben repartirse por igual todos los derechos y obligaciones que implica vivir en sociedad. Sin embargo, por decreto naturaleza, las mujeres siempre serán superiores en este aspecto. Traer nueva vida al mundo, llenar de esperanza y alegría y de juventud los corazones de familias enteras, realizar el milagro supremo de la existencia, eso les está reservado exclusivamente a ellas.

Felicidades, familia. Aunque tropecéis con las piedras del camino, siempre habrá una mano para ayudaros a levantar.