13 diciembre 2007

Vivos gracias a la insulina

El 11 de Enero de 1922, se le suministró la primera inyección de insulina a Leonard Thompson, un diabético de 14 años de edad que yacía agonizante en el Hospital General de Toronto. Aún así, el extracto era tan impuro que Thompson sufrió graves reacciones alérgicas, y se cancelaron las siguientes inyecciones. En los 12 días siguiente, Collip trabajó día y noche para mejorar el extracto de insulina, y se le administró una segunda dosis el día 23. Esta fue un completo éxito, no sólo por no tener efectos secundarios evidentes, sino por eliminar completamente el exceso de azúcar en sangre característico de la enfermedad.
Por aquel entonces, a los niños diabéticos agonizantes por coma diabético por ceto-acidosis se les mantenía en grandes salas de hospital, usualmente con más de 50 pacientes por sala, la mayoría en estado de coma. Los familiares asistían angustiados al proceso que acababa, inevitablemente hasta entonces, con la muerte. En uno de los momentos más dramáticos de la medicina, Banting, Best y Collip fueron de cama en cama, inyectando el nuevo extracto purificado a todos los niños de la sala del hospital. Antes de que hubieran atendido al último de los niños moribundos, los primeros ya estaban despertándose del coma, ante el júbilo de sus familiares.
(Fuente, Wikipedia [Insuline])

On January 11, 1922, Leonard Thompson, a 14-year-old diabetic who lay dying at the Toronto General Hospital, was given the first injection of insulin. However, the extract was so impure that Thompson suffered a severe allergic reaction, and further injections were canceled. Over the next 12 days, Collip worked day and night to improve the ox-pancreas extract, and a second dose injected on the 23rd. This was completely successful, not only in not having obvious side-effects, but in completely eliminating the glycosuria sign of diabetes.
Children dying from diabetic keto-acidosis were kept in large wards, often with 50 or more patients in a ward, mostly comatose. Grieving family members were often in attendance, awaiting the (until then, inevitable) death. In one of medicine's more dramatic moments Banting, Best and Collip went from bed to bed, injecting an entire ward with the new purified extract. Before they had reached the last dying child, the first few were awakening from their coma, to the joyous exclamations of their families.
(From Wikipedia [Insuline])

6 Comments:

At 1:39 a. m., Anonymous hm said...

Y bendíjolos Dios, y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.»

No estoy haciendo proselitismo... qué bien que seamos capaces de sacar lo mejor de la naturaleza... no siempre ser el "rey de la creación" es malo...

Enfocalo como que eres más dulce que los demás.

 
At 12:16 p. m., Blogger Joel Fleischman said...

Jeje no entiendo bien tu comentario. ¿A qué te refieres? ¿A nuestra responsabilidad por todo el poder que la tecnología y nuestras ansias de expansión y sus consecuencias sobre la naturaleza? Los seres humanos somos así, capaces de lo más bueno y de lo más malo, si es que alguien se ve capaz de definir lo bueno y lo malo y separarlo inequívocamente.
Jeje soy muy dulce :D

 
At 12:48 p. m., Blogger Meg said...

Uf, esta entrada me ha removido muy mucho. Actualmente tengo una tía en la UCI, en coma, por un fallo multiorgánico provocado por la diabetes. Tiene 62 años, hace 10 años que empezó a perder la visión y hace 5 que se estaba dando diálisis, porque los riñones no le respondían ya.

Sólo quiero decirte que te cuides muy mucho, que la diabetes es una enfermedad que te come por dentro y te va destruyendo poco a poco, a veces sin dar la cara y cuando la da, tienes todo el sistema digestivo tan estropeado que se le hace dificilísimo realizar correctamente la digestión.

Ojalá la investigación (incluida la que se realiza con células madre provenientes de embriones) pueda mejorar vuestra calidad de vida.

 
At 8:22 p. m., Anonymous hm said...

Lo que quería transmitir es como desde siempre, el hombre ha tenido ese ansia por saber qué es lo que pasa y como se ha esforzado por aprovechar lo máximo los recursos para mejorar sus condiciones. Lo que narras en el post no es ni más ni menos (en principio iba poner que casi, pero realmente lo es), que devolverle la vida a los enfermos que, prácticamente, la habían perdido.

Lo de "ser malos"... tiendo ya a aclarar siempre que hablo de ciencia o progreso que no es algo malo, desviación profesional, jejeje.

 
At 1:02 p. m., Blogger Joel Fleischman said...

Pues sí, la verdad es que intento cuidarme... Pero cuando uno oye lo que le pasa a la gente que lleva muchos años de diabético... Es como si se hiciera un silencio en mi interior. Una impotencia. Algo muy raro que nunca me pasa. Yo ya llevo 19 años de diabético, que se dice pronto. Estoy mejor que nunca, pero es lo que dices tú ¿Y por dentro?.

 
At 10:47 a. m., Blogger Gavilan said...

Y menudos chutes te metes!!! cuándo te volvemos a ver???

 

Publicar un comentario

<< Home