19 abril 2007

La hoguera

(SONIDO AMBIENTAL)

Hace un tiempo, paseaba sin rumbo fijo, cuando me encontré en mitad de un bosque. Estaba un poco cansado, el sol proyectaba sombras extrañas entre los árboles. Me paré y encendí un fuego para calentarme. Hipnotizado con sus luces, me recosté sobre el lecho de hierba y quedé dormido.



No sé cuánto tiempo dormí junto a aquella hoguera. Tampoco recuerdo los sueños maravillosos que tuve bajo sus auspicios. Cuando desperté, el fuego seguía ardiendo, y su luz me llegaba tamizada por una niebla húmeda que cegaba mis ojos. Debía marchar.



Pasaron meses. Un gran silencio cubrió aquel bosque. Mis pasos se alejaron de allí para siempre. Otros caminos salieron a mi encuentro. A veces me echaba a descansar a un lado y encendía otros fuegos. Sin embargo, nunca volví a sentir calor en el corazón.



Pasaron años. El bosque desapareció. Hielos perpetuos cubrieron aquella extensión de tierra. Tormentas heladas azotaron el suelo otrora fértil. Pero en el centro de aquel desierto, seguía ardiendo una hoguera perenne e incombustible.



2 Comments:

At 10:17 p. m., Blogger Fenjx said...

es lo que le pasa al fuego
cuando arde sobre buena madera

 
At 11:49 p. m., Blogger Joel Fleischman said...

Espero que te haya gustado. No sé si es madera precisamente lo que arde en esa hoguera. Un abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home