04 marzo 2007

El imparable paso de la rueda del tiempo

A veces una música te trae el recuerdo de otras épocas de tu vida.
Un domingo en el que no te apetece hacer nada, quieres desconectar de todo, darle apariencia física real a la palabra apatía.
Entonces pones un disco para acompañar tu ansiada soledad.
Y el disco te transporta en su rueda, a través de las notas de un laúd, a aquel yo pasado que anidó en tu mente y vivió otros escenarios.
Gozo y sufrimiento, alegría y nostalgia.
La rueda del tiempo aplasta a su paso esperanzas y nos llevá más allá de donde esperábamos llegar.
La historia de una vida cabe en un átomo y se desborda en la colisión de dos galaxias que tardan millones de años en amarse.
Quiero que vuelvas, no puedo renunciar a ti.
Te sentaré a mi lado y nos abrazaremos.
Nuestras lágrimas se fundirán en un beso.
Quiero que esas lágrimas sean el cemento que nos una para siempre.
Porque yo estoy hecho de ti y tú estás hecha de mí.


5 Comments:

At 1:39 p. m., Anonymous MM de planetamurciano.tk said...

Akí viene ke ni pintao lo de Polvo serás....Más polvo enamorado....Aunke sea polvo estelar...
Saludos muy gordos!!

 
At 3:06 p. m., Blogger Joel Fleischman said...

Hola MM!!!! Saludos y abrazos para ti. Qué placer leerte en mi parcelilla. ¿No es increíble el universo?

 
At 3:16 p. m., Blogger Gavilan said...

Ya nos contarás qué pijo te pasa que estás tan sensible... detrás de ese disfraz de superficialidad.
;) muak

 
At 12:25 a. m., Blogger Joel Fleischman said...

Exceso de pasión, aunque bien mirado cualquier pasión es excesiva por definición.

Compartir es crecer al conocer las experiencias del otro

 
At 9:32 a. m., Anonymous MM de planetamurciano.tk said...

Y tan increíble; de pekeño hubiese dao mi vida por pasarla viajando por el universo.

 

Publicar un comentario

<< Home